Tagged as: mejora rendimiento

Psicología deportiva. Zona de confort: la seguridad del miedo

Psicología deportiva

ZONA DE CONFORT: la seguridad del miedo

Seguramente has escuchado esto de la zona de confort y que es bueno salir de ella. ¿Pero por qué? ¿En qué me perjudica mi zona, si yo estoy a gusto?

Todos los deportistas establecen una rutina más o menos estricta que incluye entrenamientos, competición, y aspectos de la vida diaria. Todo eso está presente de una manera organizada, con sus correspondientes preparativos para cada actividad y acción.

Cumplir esta rutina, contar con los compañeros, el entrenador, nuestro público… nos trasladan a una sensación de seguridad, de control. El control nos hace sentirnos seguros, y desde ahí, la certeza de mantener la incertidumbre al mínimo nos hace actuar y rendir bien. Hasta aquí bien, sentirnos bien y controlados nos hace rendir.

Cumplir esta rutina nos traslada a una sensación de control. El control nos hace sentirnos seguros.

Pero ¿qué pasa cuando estamos mucho tiempo rindiendo bien, cómodamente, sintiéndonos seguros?

Lo que pasa es que estamos en nuestra zona de confort. Dar un paso, en cualquier dirección, supondría volver a empezar, a tener miedo y a sentirnos inseguros. Sería volver a explorar a ciegas y no saber qué va a pasar.

Es cierto que a veces nos permitimos experimentar pero siempre dentro de un margen, nuestra área segura; algo que no diste mucho de lo que solemos hacer día a día, y así ir probando poquito a poco.

Punto de partida sólo hay uno, el comienzo, todo lo que venga después son continuaciones. Ese paso que damos en cualquier dirección supone un avance; muchas veces no lo damos por miedo, miedo a retroceder, a hacer el ridículo, a fracasar, a equivocarnos… No olvidemos que el error forma parte del aprendizaje. Cada acción que realizamos es una elección menos a probar; si no la probamos nunca sabremos si es o no efectiva para alcanzar nuestro objetivo.

No olvidemos que el error forma parte del aprendizaje. Cada acción que realizamos es una elección menos a probar; si no la probamos nunca sabremos si es o no efectiva.