Categorized as: visualización deporte

Psicología: Estrés postvacacional


SOBREVIVIR A SEPTIEMBRE

Ha llegado septiembre y para la mayoría eso significa vuelta al trabajo, a la rutina, a los horarios, a los madrugones, a los problemitas que surgen, al estrés de resolverlos, a las prisas, los imprevistos, el pesimismo…

¿? ¿Depre? ¡No es para tanto! Sabemos hacerlo de sobra y con estos consejitos se hará mucho más llevadera esta vuelta. ¡Ánimo!

 

Embárcate en nuevos proyectos

Los comienzos son más potentes con ilusiones nuevas. Un nuevo proyecto hace que tengas más energía y que la dirijas mejor. Se hace más llevadero empezar de nuevo con la rutina y sobrellevar la carga de trabajo si tenemos unas metas que nos apasione conseguir.

 

Organízate

Seguro que tienes cosas pendientes y otras por empezar, y la necesidad de cumplir horarios después de las vacaciones cuesta un poquito.

Haz una lista de todas las tareas que tengas por hacer y ordénalas por importancia y prioridad. No es lo mismo una tarea importante que una urgente. La primera se define porque es necesario hacerla, la segunda porque tiene que ser ya. No todo lo importante es urgente, ni al revés. Tomate un tiempo para analizarlo.

Mantén una actitud positiva

Vas a tener que trabajar y hacer tus tareas, así que ¿para qué hacerlas de morros y con mala gana? Una actitud positiva atrae cosas positivas porque tu cerebro se centra en este tipo de polaridad y es más probable que te des cuenta de ellas y que lo negativo no te afecte tanto.

Las tareas se hacen más llevaderas y te vuelves más efectiv@ centrándote en dar soluciones que en poner pegas y buscar lo malo.

Además el buen rollo se contagia, y todos sabemos que se trabaja mucho mejor un ambiente distendido y alegre que en uno ‘sobrecargado’.

 

Planifica tus comidas

Si has tenido un poquito de descontrol este verano, es hora de volver a la vida saludable. No hablo de dietas, sino de comer bien, a las horas que toca y cantidades normales. Sigue dándote algún que otro capricho, pero es importante llevar una dieta equilibrada para que nos sintamos en ese equilibrio también nosotros. Una buena alimentación nos ayuda a mantenernos concentrados y activos, dormir mejor y sentirnos más a gusto con nosotros mismos.

Organiza tus menús semanalmente para tenerlo controlado y evitar improvisaciones de última hora que a veces generan estrés, aburrimiento por comer lo mismo y desgana a la hora de cocinar. Además, una previsión de las comidas y las cenas hará más cómoda tu vuelta si tienes tiempo de dejarlo preparado.

 

Realiza ejercicio físico

Ya hemos hablado de los beneficios físicos y mentales que tiene la actividad física. Es importante empezar septiembre ganas de movernos (puede ser tu nuevo proyecto).

Estarás de mejor humor, liberando endorfinas y toxinas; recuperarás la forma física, acompañado de la alimentación equilibrada; descansarás mejor por la noche por estar cansado; tu cuerpo regenerará tejidos que te harán sentir mejor y tu mente estará más despejada y activa para el día a día.

 

Haz una previsión de los gastos

El verano para muchos hace borrón y cuenta nueva, literal, o al menos nos pega algún que otro susto. Haz una previsión de los gastos fijos que tendrás este mes y guarda algo para imprevistos y el día a día (una cervecita, un capricho en la compra o para ti…). Así evitarás sorpresas y tener que ir cobre la marcha.

Además este mes muchas cadenas y grandes empresas hacen buenas promociones, aprovéchate de ellas y controla aún más.

 

Busca ratitos para ti

Siempre tiene que haber un rato para ti. Guarda siempre tiempo para hacer algo que te apetezca, que te guste y que quieras solamente tú.

Cualquier actividad como el ejercicio podría valer, pero también escucha música, medita, lee un libro, ve la televisión o sal a pasear.

 

Haz planes con los tuyos

El ocio y tiempo libre son imprescindibles para hacer más llevadera la rutina, rompiéndola un poco y dejando momentos de diversión y desconexión.

Es importante mantener la conexión con tu círculo para fomentar el apoyo, distracciones y seguir en contacto.

Sal con tus amigos, visita a tu familia, organiza planes breves dentro de tu rutina y aprovecha más los fines de semana.

Para más información: Rocio 667554108

Psicología deportiva – Visualización en el deporte

Psicología deportiva – Visualización en el deporte

CREER PARA CONSEGUIR. EL PODER DE LA VISIÓN

 

 

 

Ahora que nos acercamos a una época de competiciones significativas: finales, campeonatos de España, europeos… Es más importante que nunca tener en cuenta el poder de nuestra mente.

Para rendir al 100% tenemos que estar a ese nivel en todos los aspectos, y saber utilizar nuestros recursos y herramientas.

La visualización es una técnica que consiste en verse a uno mismo realizando una acción determinada, con todo lujo de detalles. Se trata de ver, oír y sentir esa acción y momento concreto.

Se utiliza mucho en psicología del deporte porque permite un gran abanico de mejoras, como perfeccionar técnicas, aumentar habilidades cognitivas, planificar, incluso recuperación de lesiones.

Utilizamos la visión continuamente para crear emociones, motivación, evocar recuerdos… Cuando vemos por la calle un coche que nos gusta somos capaces de vernos subidos al volante sonriendo, o cuando vamos a comprarnos una casa y nos imaginamos ya viviendo en ella antes de que ocurra.

En el deporte pasa lo mismo. Muchos deportistas son capaces de verse a sí mismos en la meta, levantando la copa o celebrando la victoria; y eso les acerca a conseguirlo, a ser campeones.

 

 

 

 

Si nos vemos incapaces de jugar un campeonato mundial, seguro que no lo conseguiremos porque ni siquiera lo intentamos. Pero si nos vemos con capacidades, dedicamos tiempo a aprender, practicar y entrenar duro, las posibilidades de conseguir jugar ese mundial aumentan.

Todopuede ocurrir dos veces: primero cuando lo imaginamos, y después cuando lo hacemos real.

Si sabemos qué es lo que queremos, cuál es el futuro que deseamos, no importa los muchos inconvenientes que pueda haber en el camino porque cada vez que nos caigamos sabremos levantarnos y hacia dónde tenemos que ir. Tenemos claro nuestro objetivo.

Pero la visión por sí sola no sirve de nada. La visión debe ser clara y específica, y debe motivarte a la acción, a hacer todo lo necesario para conseguirlo. Tener una visión es el primer paso, pero el siguiente es ponerte en movimiento.

 

Psicóloga deportiva. Rocio Blanco Albadalejo. nº col. 03366