Categorized as: psicologia alcante

Psicología positiva Alicante

Consejos de Psicología positiva Alicante

DEBO VS QUIERO

Existe una constante encrucijada entre las obligaciones y lo que realmente queremos.Nos auto-imponemos continuamente con afirmaciones del tipo“Tengo que””Debería” “No puedo”… y así vamos enterrando el “quiero”, aquellas cosas que nos gustan, lo primero que nos pasa por la cabeza, lo que nos nace y nos apetece porque eso nos hace felices. Ya puestos a obligarnos, de vez en cuando TENEMOS QUE hacer lo que nos dé la gana.

Ocasionalmente nos vemos divididos por lo que dictan nuestros valores morales e ideales, y la exigencia social o por imposiciones aprendidas y creencias erróneas.

Y este dilema, sea cual sea el motivo, tiene como resultado que vivimos en tensión, frustrados y agobiados diariamente. ¿Realmente merece la pena? ¿Son necesarias tantas obligaciones? ¿Dónde ponemos un límite?

Dejarse llevar, a veces, ¡no está mal! Ceder a los caprichos, ser un poquito egoístas o lanzarse a la aventura, son necesarios para llevar una vida sana y plena.

Esto no quita que cumplamos con nuestras obligaciones y deberes, pero no deben ser excluyentes.

 

Diferentes ejemplos:

  • Tengo que trabajar porque necesito dinero para vivir.
  • Tengo que visitar a mis padres porque si no voy me arrepentiré cuando falten.
  • Debería estudiar medicina porque todos en mi familia son médicos.
  • No puedo irme de vacaciones, tengo que ahorrar. [Ahí salen dos, total ná]
  • Tengo que perder peso (porque no se puede estar gord@).

 

Veamos ahora estrategias:

Una buena forma de resolver este dilema es preguntarse: ¿Qué pasa si no hago eso que tengo que…)? Si las consecuencias no son catastróficas, tal vez se pueda posponer o eliminar.

Otra estrategia sería cambiar el tipo de enunciado. No es lo mismo decir `Tengo que estudiar una carrera para tener un buen trabajo´, que `Me gustaría estudiar una carrera para poder optar a un buen trabajo´. Cambia mucho la elección de la imposición.

 

No nos damos cuenta, pero solemos utilizar un lenguaje interno negativo, y esto nos conduce a esa espiral negativa de remordimientos y obligaciones.

 

Por eso es muy importante saber a qué responden esos “debería” que nos ponemos. Ya que entendiendo el motivo podremos encontrar una alternativa que nos permita mayor libertad de elección sin consecuencias negativas.

 

Rocio Blanco Albadalejo, psicóloga nº col 3366, e-mail de contacto:  rocio.blanco5@hotmail.com

El poder de una sonrisa en una carrera-psicología deportiva

EL PODER DE LA SONRISA EN UNA CARRERA

¿Cómo un deportista físicamente agotado y mientras se esfuerza puede sonreír? Y más importante, ¿Para qué lo hace?

 

 

 Sonreír reduce la percepción de esfuerzo físico
 Diferencia el esfuerzo percibido y el realizado
 La sonrisa tiene efecto sobre la tensión muscular por el mensaje que envía al cerebro
 Sonreír mientras corremos es beneficioso para nuestra economía de carrera y consumo máximo de oxígeno
 Mantiene la motivación
 Crea un recuerdo positivo, lo cual hace más probable que se repita la acción
 Nos mantiene presente que hacemos la carrera para disfrutarla

Hay varios estudios al respecto, el más recientepublicado en la revistaPsychology of Sport and Exercise, investiga la relación entre correr sonriendo, frunciendo el ceño o con el rostro relajado. Los resultados mostraron que los corredores fueron más efectivos cuando sonrieron. Hasta un 2,78 por ciento más eficaz cuando sonrieron que durante las otras carreras.
Un buen ejemplo de esto lo encontramos en EliudKipchoge, el maratonista keniano, que sonríe sobre todo en los últimos metros de carrera. “Cuando sufro sonrío para convencerme de que estoy feliz” “Creía que sonreír me haría más fácil llegar a la meta”

Hay que tener en cuenta que la sonrisa no tiene que ser continua, de hecho no debe serlo ya que entonces se convertiría en una mueca y se formaría tensión en el rostro. Una sonrisa intermitente, y en los momentos más duros sería suficiente.

Artículo realizado por : Rocío Blanco Albadalejo, nº col. 03366 –

Contacto: 667 554 108

¿LA PAZ DE LA NAVIDAD O EL ESTRÉS NAVIDEÑO?

¿LA PAZ DE LA NAVIDAD O EL ESTRÉS NAVIDEÑO?

¡NAVIDAD! Esa época amada por muchos y temida por otros; idealizada por los peques y agotadora para los mayores; divertida para unos cuantos y abrumadora para otros tantos.

La Navidad trae consigo numerosas actividades sociales y familiares: comidas, reencuentros, regalos, decoración… La Navidad es tiempo de paz y de alegría según cuenta la historia y cantan los villancicos; pero también de ajetreo, prisas y aglomeraciones según la experiencia de cada año.

 


No a todos nos afecta la Navidad del mismo modo. Precisamente por todos esos eventos y planes que hacer también llegan loscompromisos, lo que sentimos que “hay que hacer” por obligación moral o presión social; también llega el estrés navideño de tener que ajustar la agenda, hacer los rollos y turrones, visitar a toda la familia y comprar los regalos… A algunos estos aspectos les resta emoción y ganas de la festividad. Luego además están las diferencias personales. Quien prefiere mantita y peli en el sofá y ver nevar desde la ventana, quien legusta reunirse en familia, quien celebra con amigos o quien no celebra directamente.
Lo que sí está claro es que es un tiempo para disfrutar. Nos guste o no la Navidad, hay días libres o vacaciones completas, hay familiares y amigos a quien no vemos desde hace tiempo, y hay algún capricho especial que no nos hemos comprado durante el año. Así que dejémonos contagiar por el espíritu de los niños en estos días: alegría, ilusión y cercanía. ¿Quién no se siente feliz así?.

 

Un poquito de organización para los quehaceres, planes improvisados para la diversión, descanso con manta para reponer fuerzas y ricas comidas para llenar el estómago. Nada de obligaciones absurdas, ni quejas. Es un tiempo para aprovechar, debemos hacer lo que nos apetezca porque mientras nos quejamos nos estamos perdiendo una sonrisa, un abrazo, una mirada cómplice o la risa de un niño; y ésta es la verdadera magia de la Navidad.

 

¡¡¡Felices Fiestas a todos!!!

 

Articúlo elaborado por la psicologa: Rocio Blanco Albadalejo nº col 03366 – Citas 667 554 108